¿Qué es la dieta DETOX?

La dieta Detox es una dieta basada en el consumo de frutas y verduras, mayoritáriamente en forma de zumos, que se sigue durante un periodo de 3, 5, 10, 21 días o incluso más. Las páginas web que están a favor de estas dietas remarcan que es una dieta perfecta para limpiar y desintoxicar el cuerpo, la cual te permite perder quilos fácilmente (por ejemplo: 10kg en 10 días) y eliminar los tóxicos que se supone que consumimos con ciertos tipos de alimentos como la carne y los lácteos o en las comidas copiosas como las que se llevan a cabo en Navidad. Según estas webs, estos tóxicos son los responsables de que nos sintamos débiles y tengamos problemas como por ejemplo gastritis o hinchazón, por eso justifican que tenemos que ayudar el cuerpo con estas dietas Detox para poder “depurarnos” y hacer un “reset” a nuestro organismo. Además, dan importancia y profesionalidad a este tipo de dietas remarcando que los médicos naturistas están de acuerdo y que muchas “celebrities” las siguen.

 

Dicho esto, se podría resumir que las dietas Detox son populares y se continúan aplicando, a pesar de las advertencias de los nutricionistas, porqué son dietas que te garantizan perder peso de forma fácil y rápida, te persuaden con el argumento que te ayudan a desintoxicarte de los malos hábitos y excesos que has hecho durante los últimos meses y porqué están de moda y famosos de todo el mundo las están utilizando.

 

¿Qué problema tienen des de un punto de vista bioquímico y nutricional?

Tenemos estudios científicos y la opinión de dietistas-nutricionistas tanto de ámbito español como mundial que no solo defienden que las dietas Detox no funcionan, sino que remarcan que son perjudiciales para la salud. Entre los motivos de estas afirmaciones está el análisis bioquímico de las dietas Detox; ya que estas dietas elaboradas únicamente a base de frutas y verduras mayoritariamente crudas no aportan la cantidad recomendada de hidratos de carbono complejos, lípidos y proteínas. Por tanto, en el caso de seguir una dieta basada únicamente en zumos Detox promueve que el organismo consuma las reservas de glucógeno y entre en estado de ayuno prolongado, con la consecuente activación de las vías cetogénicas y proteolíticas para obtener energía. Esto puede parecer positivo por el simple hecho de estar quemando grasas, pero a su vez también estamos quemando proteínas (músculo), la cual cosa es contraproducente.

 

Asimismo, son dietas que básicamente consisten en consumir zumos de frutas y verduras muy caros (65€, 120€, 180€ o incluso más) a los cuales se les ha extraído la fibra i han quedado los azúcares libres, lo cual supone un aumento del índice glucémico y un pico de glucosa en sangre. Y también, en algunas ocasiones, a estos zumos se les añaden otros componentes como el carbón activo, la cual cosa aún es más perjudicial para la salud porqué el carbón activo secuestra los nutrientes y no deja absorberlos.

 

¿Si no soy tan estricto y combino los zumos detox con otros alimentos también es mala?

Si, seguir una dieta Detox conlleva tener de añadir a nuestra dieta productos adicionales que pretenden “compensar” los malos hábitos alimentarios en vez de intentar modificarlos y redirigirlos hacia una alimentación más saludable. A este hecho, es importante sumarle el agravante de que nos están haciendo perder dinero y que nos están engañando con la venta de un producto que se supone que nos “limpia”, nos “purifica” y “elimina las toxinas”.

 

Si lo que tenemos son remordimientos por haber comido demasiado, tenemos sensación de hinchazón y pesadez abdominal o hemos ganado peso, lo que necesitamos es seguir una dieta saludable y hacer deporte. Realmente no necesitamos un zumo que elimine toxinas porque no hay toxinas para eliminar. Si fuera verdad que estuviéramos intoxicados, lo que tendríamos que hacer es ir rápidamente a Urgencias para que nos dieran el antídoto o tratamiento específico para eliminar o contrarrestar el tóxico al que nos hubiéramos expuesto. Pero en cambio, un zumo Detox parece que pueda eliminar mágicamente las toxinas que supuestamente hemos estado consumiendo, como si de un antídoto universal se tratase.

 

Dicho esto, si realmente se quiere eliminar alguno de los tóxicos que están claramente afectando a la población en general, la recomendación sería dejar de fumar (en el caso de las personas fumadoras) y dejar de beber alcohol (en el caso de las personas que toman bebidas alcohólicas).

 

¿Qué dice la evidencia científica?

La gran mayoría de los estudios clínicos sobre las dietes Detox intentan justificar o desmitificar el funcionamiento de las dietas Detox dentro del organismo. Haciendo un poco de búsqueda bibliográfica se puede concluir que, en general, los estudios a favor de les dietes Detox tienen limitaciones a nivel metodológico o analítico, y en cambio, los estudios en contra de les dietes Detox suelen consistir en recopilar los estudios pro-Detox y justificar porqué están mal diseñados.

 

Una revisión crítica muy interesante que se llevó a cabo en Australia se titula “Detox diets for toxin elimination and weight management: a critical review of the evidence”, la cual después de hacer un gran análisis de la literatura pro-Detox existente hasta el momento concluye que hoy en día no hay suficiente evidencia que respalde el uso de las dietes Detox para controlar el peso o para eliminar toxinas. Además, como última idea subrayan que una pregunta importante que deberíamos hacernos i investigar es: “¿Por qué las dietes Detox son tan atractivas?”

 

 

Bibliografía recomendada: